Fundación Patrimonio Comunal Olivarero

Noticias de actualidad

20May 2021

El olivar ecológico, un cultivo clave para combatir el cambio climático

Según un estudio realizado por la Cátedra de Producción Ecológica ‘Clemente Mata’ de la Universidad de Córdoba, el olivar ecológico reduce en un 100 % la huella de carbono. Por su parte, los cultivos de cítricos lo hacen en un 60 %.

La producción ecológica es el modelo agroalimentario con mayor capacidad para reducir los efectos del cambio climático. Así lo indica el estudio ‘Producción Ecológica Mediterránea y Cambio Climático: Estado del Conocimiento’. El trabajo, realizado por la Cátedra de Producción Ecológica ‘Clemente Mata’ de la Universidad de Córdoba, resalta la capacidad que tienen los cultivos ecológicos para mitigar los efectos del cambio climático. En especial, el olivar y los cítricos ecológicos.

Según la publicación, editada por la Asociación Valor Ecológico Ecovaliahay varios tipos de cultivos ecológicos capaces de reducir las emisiones de gases contaminantes. Los cultivos en los que existe mayor evidencia de una fuerte mitigación son: cereales de invierno, olivar, subtropicales y cítricos.

El olivar ecológico, el cultivo que más reduce la huella de carbono: hasta un 100%

De entre todos los cultivos ecológicos capaces de combatir las emisiones de gases, destaca uno por encima de los demás: el olivar ecológico. Es el que más reduce la huella de carbono. Puede alcanzar el 100% o incluso llegar a ser negativa.

En segundo lugar, el cultivo de cítricos tiene grandes capacidades de contrarrestar la huella de carbono. Ésta, -por kilo de producto-, y en comparación con el modelo tradicional, se reduce en producción ecológica un 60%.

Por su parte, los cereales de invierno lo hacen en un 42%. Y los cultivos subtropicales en un 40%.

Tomando como referencia las conclusiones del estudio, Ecovalia insta a la Unión Europea a tomar medidas en la nueva programación de la Política Agrícola Común (PAC). Para respaldar así a la producción agraria ecológica.

La clave de los resultados: la ausencia de fertilizantes

Cabe destacar que en este estudio se han analizado los distintos sectores productivos agroganaderos. Tanto en ecológico como en convencional. Concluye que el manejo ecológico de los cultivos contribuye a la mitigación del cambio climático a través de la reducción en las emisiones de óxido nitroso por el uso de productos fertilizantes.

Otro de los beneficios que tiene cultivar en ecológico para el medio ambiente es que se incrementa el secuestro de carbono a través de las cubiertas vegetales. Asimismo, se produce una disminución de la huella total de carbono por kilo de producto en la mayoría de los cultivos estudiados.

Prácticas eficaces contra el cambio climático

Además, el estudio recoge una relación de «las prácticas más prometedoras» contra el cambio climático. La efectividad de dichas prácticas varía en función de cada situación, y aún hace falta realizar más estudios sobre ello. Algunas de ellas son:

  • La implantación de cubiertas vegetales.
  • La reincorporación de los restos de poda.
  • El reciclaje de los residuos de la agroindustria.
  • La reducción del laboreo.
  • El empleo de las energía renovables.
  • El uso de variedades tradicionales.

La agricultura y la ganadería ocasionan un 11% de las emisiones de gases de infecto invernadero en el planeta

El cambio climático es un mal que afecta al planeta. Y los gases de efecto invernadero son los factores que más inciden en el cambio climático. En este sentido, las emisiones ocasionadas por la agricultura y la ganadería representan un 11% del total. Pueden llegar al 25% de las emisiones globales si se tienen en cuenta los cálculos indirectos ocasionados por la producción de los insumos, como los fertilizantes o los pesticidas. Pero no todos los sistemas de producción agraria contribuyen al mismo nivel.

Fuente: La Vanguardia

Artículos relacionados

21 Jun 2022
Un trabajo coordinado por Ana Salvador y Teresa Sanz ha conseguido la sustitución total de grasas sólidas como mantequilla, margarina, grasa de palma y grasa de coco, por oleogeles, en la elaboración de croissants y otros alimentos de bollería y confitería. La estructura y las propiedades sensoriales del producto son muy similares a las del alimento convencional, pero con un perfil lipídico saludable.
15 Jun 2022
Es una fábrica de aceites que se creó en 1927, año en el que echa a andar esta fábrica en su sede actual en el municipio begijense. Pero, en el año 1989, José Jiménez y Manuel Rus compraron esta factoría de aceite cuando estaba al borde del cierre y, desde ese momento Oleícola San Francisco conformó su proyecto lleno de ilusión que tiene su semilla en el Aceite de Oliva Virgen Extra, pero que sus líneas maestras a seguir son la elaboración cuidada del aceite, así como la exquisitez y la calidad suprema.