El aceite de oliva, la única grasa culinaria eficaz en la prevención de enfermedades cardiovasculares

El aceite de oliva, la única grasa culinaria eficaz en la prevención de enfermedades cardiovasculares
Posted in Noticias

La Sociedad Española de Arteriosclerosis (SEA) presentó ayer un importante estudio científico realizado por el grupo de trabajo de Nutrición y Estilos de Vida de la Sociedad: “Recomendaciones sobre el estilo de vida en la prevención cardiovascular”. Dicho estudio recoge los últimos avances científicos sobre la relación entre estilo de vida y el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Ayer se presentaron en Madrid los resultados del estudio “Recomendaciones sobre el estilo de vida en la prevención cardiovascular”. Un informe publicado en septiembre de 2018 en el órgano oficial de la Sociedad, la revista “Clínica e Investigación en Arteriosclerosis”. Y que ahora se da a conocer. Incluye nuevas evidencias científicas sobre la relación entre estilo de vida y el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

El doctor José Mostaza, vicepresidente de la SEA, presidió el acto. Por su parte, Francisco Pérez Jiménez y Emilio Ros -que ha formado parte de las investigaciones- presentó el informe. En el estudio ha participado un grupo de científicos de la Sociedad Española de Arteriosclerosis (SEA). Francisco Pérez Jiménez, Ramón Estruch, José López-Miranda, Rosa María Solá Alberich, Ana León-Acuña, Vicente Pascual, José Félix Meco, Javier Delgado Lista, entre otros.

Un documento de gran relevancia científica

El estudio “Recomendaciones sobre el estilo de vida en la prevención cardiovascular” es un documento de relevancia científica. Aborda con sentido crítico los consejos establecidos previamente sobre los hábitos de vida y las enfermedades de corazón y los vasos sanguíneos. Y propone una puesta al día que confirma evidencias científicas sobre los factores que inciden de manera directa en la prevención de enfermedades cardiovasculares.

El documento contempla el concepto “estilo de vida” como un conjunto de factores que influyen en nuestra salud. Estos son: el nivel educativo, el ambiente social en el que se vive, el entorno físico, la dieta y la actividad física. La calidad de los servicios de atención de salud también se considera un factor decisivo. Todos ellos están relacionados de manera estrecha con el riesgo de padecer alguna enfermedad de tipo cardiovascular.

“El aceite de oliva, una notable excepción entre los aceites culinarios”

El primero de los factores que recoge el informe es la alimentación. En lo relativo a grasas comestibles, “el aceite de oliva contiene proporciones importantes de ácidos grasos monoinsaturados (AGM)”. Y “el aceite de oliva virgen que se obtiene por un simple prensado en frío y es un puro zumo de oliva constituye una notable excepción entre los aceites culinarios”. Esto se debe a que “contiene compuestos fenólicos muy bioactivos. Sobre todo oleuropeina e hidroxitirosol”.

El estudio avanza que “el aceite de oliva se distingue de los demás aceites no sólo por disponer de una variedad de virgen asequible”. También destaca “porque sus propiedades cardioprotectoras y otros efectos saludables se han evaluado en otros estudios de cohortes y estudios clínicos. Con objetivos de marcadores intermedios y de eventos cardiovasculares mayores”.

El aceite de oliva, la única grasa culinaria eficaz en la prevención de enfermedades cardiovasculares

“El aove, un componente paradigmático de la dieta mediterránea”

El aceite de oliva es “un componente paradigmático de la dieta mediterránea”. Su fracción grasa está constituida “principalmente por el AGM ácido oleico. Con pequeñas cantidades de tocoferoles y fitoesteroles”.

Además, “el aceite de oliva contiene polifenoles muy bioactivos y a los que se atribuyen los beneficios para la salud que tiene su consumo. Cuando se intercambian por AGS o hidratos de carbono, los AGM disminuyen el cLDL y aumentan el colesterol transportado por las lipoproteínas de alta densidad (cHDL). Reduce así el cociente colesterol total: HDL, como se ha constatado en varios estudios clínicos con aceite de oliva”.

El aceite de oliva, la única grasa culinaria eficaz en la prevención de enfermedades cardiovasculares

El consumo de aceite de oliva y sus efectos beneficiosos sobre el riesgo de diabetes

También existen “evidencias de efectos beneficiosos del aceite de oliva y sus polifenoles sobre la función endotelial, inflamación y oxidación de las LDL”, apunta el informe.

El estudio concluye, en el apartado de grasas comestibles: “Puesto que el aceite de oliva virgen extra fue uno de los alimentos claves suplementados en una de las ramas del estudio clínico controlado PREDIMED (…) se dispone de evidencia científica de primer nivel sobre los efectos saludables de este aceite”. El estudio PREDIMED evaluó los efectos de la dieta mediterránea sobre la prevención primaria cardiovascular en individuos de alto riesgo.

“Tras la intervención nutricional de durante cinco años, los resultados principales asignados a la dieta mediterránea suplementaria con aceite de oliva virgen experimentaron una reducción media del 30% de eventos cardiovasculares mayores”. Ello, aparte de “otros efectos beneficiosos sobre el riesgo de diabetes mellitus tipo 2 (DM2), síndrome metabólicos, hipertensión arterial (HTA), fibrilación auricular y otros”.

El aceite de oliva, la única grasa culinaria eficaz en la prevención de enfermedades cardiovasculares

“Se recomienda el uso de aceite de oliva tanto en cocina como en la mesa”

La evidencia científica sobre las virtudes del aceite de oliva es contundente. “El aceite de oliva es la única grasa culinaria eficaz en la prevención de las enfermedades cardiovasculares. Se recomienda su uso diario tanto en la cocina como en la mesa”.

Gran importancia de la actividad física para prevenir enfermedades cardiovasculares

En el informe “Recomendaciones sobre el estilo de vida en la prevención cardiovascular” se presta especial interés a la importancia preventiva de la actividad física, el abandono del tabaco y el valor de los distintos grupos de alimentos. Alimentos como los huevos, a los que durante años se declaró “una auténtica guerra”. Y cuya ingesta “ayuda a fabricar membranas celulares”.

Asimismo, son alimentos recomendables el pescado y las semillas. El primero se recomienda ser consumido “al menos tres veces por semana. Y mejor si es pescado azul”. En lo que respecta a las semillas, “ayudan a reducir el colesterol, bajar la tensión y reducir los infartos y la diabetes”, según explicó el doctor Francisco Pérez Jiménez. Las semillas a las que se refiere el estudio son:  frutos secos, cereales, cacao, café y legumbres.

El documento también discute nuevos paradigmas. Por ejemplo, la medicina personalizada aplicada a la nutrición. O la importancia de la flora intestinal o del procesado de los alimentos.

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart