Fundación Patrimonio Comunal Olivarero

Noticias de actualidad

13Jul 2022

Los olivos de Van Gogh: quince lienzos para captar el murmullo del olivar

Una exposición en Ámsterdam, en el Museo Van Gogh, ha expuesto obras del pintor dedicadas a los olivos.

Gracias al apoyo financiero de museos estadounidenses y europeos, la exposición presentó, entre las obras, “Olivos” (del Instituto de Arte de Minneapolis), “Olivar” (del Museo de Arte de Gotemburgo) y “Mujeres recogiendo aceitunas” (de la Fundación Basil & Elise Goulandris, Atenas).

Vincent tenía 36 años cuando se sumergió en la pintura de olivares en el sur de Francia. Vio muchos olivos alrededor del asilo donde permaneció durante un año debido a trastornos psicológicos. Las formas retorcidas de los árboles reflejaron el viaje artístico y mental de Vincent.

Van Gogh pasó por un período mentalmente difícil. Al aire libre, rodeado de naturaleza, encontró consuelo y fortaleza.

El propio pintor valoró estos quince lienzos, pintados en seis meses, de junio a diciembre de 1889, como los mejores pintados en Saint-Rémy-de-Provence.

Van Gogh experimentó constantemente con diferentes enfoques. Fascinado por las formas retorcidas de los olivos y sus colores cambiantes, los pintó en numerosas ocasiones, en diferentes momentos del día y usando colores inspirados en las distintas estaciones.

A su llegada, van Gogh quedó fascinado por las formas de los olivos y el juego de luces sobre el color de sus hojas. “Los olivos son muy característicos y lucho por poder inmortalizarlos”, escribe el artista en una carta a su hermano Theo fechada el 28 de septiembre de 1889. “Son plateados, a veces más azules, a veces verdosos, marrones, blancos sobre un suelo que va del amarillo, rosa, violáceo o anaranjado al rojo ocre opaco.

“El murmullo de un olivar tiene algo muy íntimo, inmensamente antiguo”, le escribió a su hermano incluso antes, en abril de 1889.

Fuente: Teatro Naturale

Artículos relacionados

14 Feb 2024
Un equipo de investigación de la Universidad de Jaén ha demostrado en un estudio realizado con ratones que el tipo de grasas incluido en la dieta modula el comportamiento de los enterococos, un microorganismo frecuente en el tracto digestivo. Los resultados obtenidos confirman el papel prebiótico del aceite de oliva virgen extra y su efecto beneficioso sobre la microbiota.