Fundación Patrimonio Comunal Olivarero

Noticias de actualidad

7Jul 2022

Los líderes de la industria del aceite de oliva se unen para solicitar a la FDA las primeras normas de clasificación y etiquetado en Estados Unidos.

La Asociación Americana de Productores de Aceite de Oliva (AOOPA), la Asociación Norteamericana de Aceite de Oliva (NAOOA) y Deoleo, el mayor productor de aceite de oliva del mundo, han presentado una petición ciudadana conjunta a la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) para que adopte normas en el etiquetado y clasificación del aceite de oliva aplicables y con base científica. 

La petición propone definiciones claras de los tipos de aceite de oliva -vírgenes extra, vírgenes y aceite de oliva- que ayudarán a los consumidores estadounidenses a comprender mejor y confiar en la calidad y autenticidad del aceite de oliva que compran. Esta claridad también permitirá comprender mejor los diferentes precios basados en sus beneficios nutricionales.

Durante los dos últimos años, la AOOPA, Deoleo y la NAOOA han colaborado en la elaboración de unas normas de clasificación y etiquetado del aceite de oliva más estrictas que beneficiarán a todos. Estas nuevas normas, que la FDA estaría facultada para hacer cumplir tras su aprobación y un período de consulta pública, serían las primeras que el gobierno federal adoptara en cuanto a regulaciones obligatorias para el aceite de oliva, y sería un paso clave para garantizar una industria más honesta, justa y competitiva. 

“Por primera vez, las marcas más vendidas, como California Olive Ranch, Pompeian, Bertolli, Filippo Berio, Colavita, Star, Cobram Estate y otros grandes productores, han unido sus fuerzas para impulsar normas que ayuden a eliminar la confusión de los consumidores en torno a uno de los alimentos más sanos y deliciosos que pueden consumir. Unas prácticas de etiquetado más estrictas permitirán a los consumidores confiar en que el aceite de oliva que compren les proporcionará la calidad, el valor y los beneficios para la salud que esperan”, ha declarado el presidente de la NAOOA, Marco de Ceglie.

Si la FDA las aprueba, las normas proporcionarán a los productores y envasadores una gran herramienta en un mercado altamente competitivo, y establecerán prácticas que impulsen una industria más fiable”. La actual petición conjunta responde a la solicitud de la FDA de aunar esfuerzos por parte del sector.

Al pedir un etiquetado estricto y normas de calidad en la clasificación, el sector puede garantizar que los consumidores se sientan seguros de lo que compran y, por extensión, de los beneficios nutricionales y saludables que aporta su aceite de oliva. Esto es importante porque las investigaciones científicas han demostrado que ciertos tipos de grasas son una parte vital de una dieta equilibrada, y el aceite de oliva tiene un alto contenido de grasas monoinsaturadas saludables para el corazón. También es rico en polifenoles, que son antioxidantes que ayudan a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas.

El aceite de oliva puede incluso tener beneficios para la salud mental y contener propiedades para combatir el cáncer.

Además, el aceite de oliva ha demostrado ser beneficioso para las personas con riesgo de diabetes. En la actualidad, los casos de diabetes y obesidad van en aumento, y casi uno de cada 10 adultos de entre 20 y 70 años ha sido diagnosticado como diabético. En un estudio pionero, un equipo de investigación de la Universidad Tecnológica de Virginia ha determinado que las propiedades del aceite de oliva lo convierten en la forma más económica de reducir los riesgos de diabetes y los problemas de peso relacionados. El equipo descubrió que la oleuropeína, un compuesto que se encuentra de forma natural en el aceite de oliva, aumenta los niveles de insulina, favoreciendo un mejor control del metabolismo y de los niveles de azúcar en sangre.

“Los productores de aceite de oliva estadounidenses están comprometidos a ofrecer a los consumidores un aceite de oliva virgen extra de alta calidad. Esta propuesta de normas de identidad para el aceite de oliva garantiza que los consumidores puedan confiar en que, cuando tomen una botella de aceite de oliva virgen extra o de cualquier otro tipo, ésta esté rigurosamente etiquetada.  Los productores de aceite de oliva estadounidenses saben que la confianza de los consumidores en el aceite de oliva que compran es fundamental para aumentar la demanda, lo que estimulará la inversión y el crecimiento de la industria estadounidense del aceite de oliva”, ha declarado Jim Lipman, Presidente de la Asociación de Productores de Aceite de Oliva de Estados Unidos. 

“El nuevo estándar de calidad que se propone proporcionará claridad a los consumidores y una mayor seguridad jurídica a los fabricantes”, continuó el presidente de la NAOOA, de Ceglie. “También ayudará a seguir diferenciando los aceites de oliva de otros aceites de cocina menos saludables. El estándar de calidad permitirá a los consumidores elegir los aceites de oliva más adecuados para su presupuesto, sus preferencias de sabor y su deseo de maximizar los beneficios para la salud.” 

“Creemos que tenemos el deber de garantizar que los consumidores se sientan seguros con su aceite de oliva. En Deoleo, y para nuestras marcas líderes como Bertolli y Carapelli, la calidad está en nuestro ADN, y queremos compartir ese compromiso con nuestros clientes. Si es aprobada por la FDA, nuestra petición de normas más sólidas representará un paso clave para dar a los consumidores estadounidenses un etiquetado transparente y riguroso”, concluyó Ignacio Silva, Presidente y Director General de Deoleo.

Fuente: About Olive Oil

Artículos relacionados

27 Jul 2022
La tesis, defendida el pasado viernes por Maria del Carmen Murillo Cruz, lleva por título titulada “Obtención, caracterización y aplicaciones de nuevos alimentos funcionales basados en aceites de oliva enriquecidos en nuevos compuestos bioactivos”. Este proyecto, ha sido fruto del trabajo realizado en los últimos cuatro años como colaboración entre la UJA y el Grupo Castillo de Canena que inició su andadura en noviembre de 2018, dentro del marco de los estudios de doctorado con la mención Industrial.