El aceite de oliva más antiguo de Italia es de Sicilia y data de la Edad de Bronce

Posted in Noticias

Científicos de la Universidad del Sur de Florida en Estados Unidos ha llevado a cabo análisis químicos para identificar el contenido de una gran jarra de cerámica encontrada en los años 90 en las excavaciones del yacimiento arqueológico de Castelluccio en Sicilia. Los resultados prueban que el aceite de oliva ya existía en Italia 700 años antes de lo que se ha venido creyendo previamente. Los científicos han llegado a la conclusión de que estamos ante la primera evidencia química del aceite de oliva más antiguo en la prehistoria italiana.

Bien es sabido que el aceite de oliva es un alimento básico de la dieta -y la cultura- mediterránea. Desde hace miles de años es un alimento imprescindible en la cocina de países como España, Grecia, Portugal… e Italia. Allí, en Castelluccio di Noto, ubicado en la provincia de Siracusa (Sicilia) se encontró un gran tarro de cerámica. Fue en la década de los noventa.

Recientemente, la vasija ha sido sometida a un nuevo análisis químico. Éste demuestra que el oro líquido se ha usado en Italia desde cientos de años antes de lo creído con anterioridad por los antropólogos.

Los análisis químicos revelan la presencia de ácido oleico y ácido linoleico, presentes en el aceite de oliva

Los responsables del análisis son investigadores de la Universidad del Sur de Florida. El equipo estuvo dirigido por Davide Tanasi. Los antropólogos llevaron a cabo un estudio químico para identificar cuál era el contenido que se almacenó en un la vasija de Castelluccio. Se analizaron los residuos orgánicos de tres muestras. Los resultados revelan la presencia de ácido oleico y ácido linoleico, ambos característicos del aceite de oliva.

«Los resultados obtenidos en las tres muestras de Castelluccio son las primeras evidencias químicas del aceite de oliva más antiguo de la prehistoria italiana. La producción sistemática de aceite de oliva retrocede, al menos, 700 años», ha explicado Tanasi.

Recipientes típicos de la vajilla sicilana de finales del III milenio antes de Cristo

Los autores del estudio han determinado que los objetos pertenecen a la Edad del Bronce Temprana siciliana, debido a su ubicación y formas peculiares. Tanto el artículo como su contenido ya se utilizaba a finales del tercer milenio antes de Cristo.

«Estos recipientes eran típicos de la vajilla siciliana de finales del III milenio y comienzos del II milenio a.C., a comienzos de la Edad del Bronce. Queríamos saber cómo fueron utilizados. Por ello realizamos análisis químicos de los residuos orgánicos hallados en el interior», ha declarado Davide Tanasi.

 

La vasija se reconstruyó a partir de 400 fragmentos de cerámica

Los conservadores en el Museo Arqueológico de Siracusa en Italia fueron los responsables de restaurar y reensamblar los 400 fragmentos de cerámica que se hallaron en los 90. La labor dio como resultado un contenedor en forma de huevo de más de 1 metro. El recipiente estaba adornado con bandas de cordón y tres asas verticales en cada lado. Una vajilla siciliana conocida como pithos. Data de finales del tercer milenio y principios del segundo antes de Cristo (Edad del Bronce Temprana).

En el mismo yacimiento arqueológico, los investigadores hallaron dos cuencos fragmentados. Ambos tenían rasgos indicadores de que se utilizaron para mantener juntas múltiples sustancias, pero por separado, junto con una gran placa de cocción de terracota.

 

 

En Castelluccio han aparecido una especie de acrópolis fortificada y una necrópolis con más de 200 tumbas

Entre los restos de la Edad de Bronce han aparecido una especie de acrópolis fortificada. Y una necrópolis con más de 200 tumbas excavadas en las paredes escarpadas de una cantera cercana. La más conocida es la Tumba del Príncipe.

Durante las excavaciones que se han realizado en la zona también se han encontrado numerosas piezas de cerámica. Y dos lápidas de bronce grabadas con símbolos espirales.

 

 

Técnicas utilizadas con éxito en la cerámica arqueológica

Los expertos analizaron las piezas mediante cromatografía de gases, espectrometría de masas y resonancia magnética nuclear. Son técnicas tradicionalmente utilizadas con éxito en la cerámica arqueológica. Así lo publicaron en la revista ‘Analytical Methods’ de la Royal Society of Chemistry,

La única identificación conocida de las firmas químicas del aceite de oliva procedían de los recipientes de almacenamiento descubiertos en el sur de Italia en Cosenza y Lecce. Se cree que datan de los siglos XII y XI a.C. (Edad de  Cobre).

Fuentes: ABC, La Vanguardia, National Geographic.

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart