Así es Nutriscore, el nuevo etiquetado de alimentos (que no afectará al aceite de oliva)

Así es Nutriscore, el nuevo etiquetado de alimentos (que no afectará al aceite de oliva)
Posted in Noticias

El Ministerio de Sanidad aplicará el sistema NutriScore a lo largo de 2019. Un etiquetado frontal de alimentos (FOP) que se usa en Francia desde hace un año, con resultados positivos avalados por las asociaciones de consumidores, las sociedades científicas y la Organización Mundial de la Salud (OMS). Este nuevo etiquetado con código de color compite con el de la industria, que lo pondrá en marcha antes de fin de año. En nuestro blog te explicamos en qué consiste.

El Ministerio de Sanidad ha anunciado que este año aplicará el sistema NutriScore. Un etiquetado frontal de alimentos (FOP) que se usa en Francia (de forma voluntaria para los fabricantes) desde hace un año, con resultados positivos avalados por las sociedades científicas, las asociaciones de consumidores y la Organización Mundial de la Salud (OMS). NutriScore se pondrá en funcionamiento a lo largo del presente año.

Este nuevo etiquetado con código de color compite con el de la industria, que también lo pondrá en marcha antes de fin de año. Cinco poderosas empresas de la industria alimentaria comenzarán a imprimir en sus envases su propio semáforo nutricional. Estas empresas son: Mondelez, Nestlé, PepsiCo, Coca-Cola y Unilever. Todas ellas fabrican la mayor parte de alimentos que vemos en nuestros supermercados.

Cómo funciona NutriScore: Cinco colores. Cinco letras

NutriScore funciona con dos códigos de colores diferentes y con criterios distintos también. Consiste en una escala de cinco colores que van del verde (mejor calidad nutricional) al rojo. Estos colores están asociados a cinco letras (A/B/C/D/E) que hacen que el código sea más sencillo de leer. El círculo de mayor tamaño es el que indica la calidad nutricional del alimento.

Los productos se sitúan en uno u otro color siguiendo un algoritmo que valora del 0 al 10. Por un lado, las cantidades de los elementos considerados negativos en un alimento: aporte de energía, azúcares, grasas saturadas y sodio. Por otro, los positivos: porcentaje de frutas y verduras, gramos de fibras y gramos de proteínas. El número que se obtiene de restar la puntuación total de los segundos a la de los primeros da lugar a la calificación final. A más alta puntuación, más roja.

El objetivo de este sistema de etiquetado es que los productos procesados en el supermercado ofrezcan códigos de colores en la parte frontal. Y, así, orientar mejor en las decisiones saludables de compra de los consumidores.

Así es Nutriscore, el nuevo etiquetado de alimentos (que no afectará al aceite de oliva)

¿Cómo debe utilizarse NutriScore?

Los expertos advierten que este sistema de etiquetado no debe utilizarse para comparar unos alimentos con otros. En principio, este FOP (etiquetado frontal de alimentos) debe servir para comparar alimentos de una misma categoría y diferentes marcas de un mismo producto.

En NutriScore, las categorías de alimentos son pocas. Bebidas, grasas y aceites, quesos y resto de alimentos.

Las diferencias entre NutriScore y el ‘semáforo’ de la industria alimentaria

El Etiquetado Nutricional Evolucionado presentado por la industria (ENL, por sus siglas en inglés) tiene tres diferencias fundamentales con NutriScore.

En primer lugar, valora los alimentos por porciones, en lugar de por 100 gramos como NutriScore. En lugar de analizar las proporciones de nutrientes por cada 100 gramos, el etiquetado de los fabricantes lo hace por porción. Es decir, la cantidad de un alimento que los consumidores ingieren de media. No debemos confundir porción con ración, que es la cantidad de un alimento recomendada por los nutricionistas.

En segundo lugar, el ENL separa por nutrientes. En el semáforo de la industria, por ejemplo, pueden salir los tres colores en un único producto. En este sentido, NutriScore sí ofrece una valoración global del alimento.

Por último, los puntos de corte para los nutrientes cambian según la porción. En el ENL, los límites a partir de las cuales un nutriente deja de estar en verde y pasa al amarillo o al rojo varían según la porción de los alimentos. 

Aún queda por saber si los dos nuevos sistemas de etiquetado (ENL y NutriScore) convivirán en los productos alimentarios. La Comisión Europea no se ha manifestado aún sobre cuál debería ser el sistema que se emplee en los países miembros de la UE.

El aceite de oliva no tendrá que llevar NutriScore

El Ministerio de Sanidad ha dejado claro que el aceite de oliva no llevará el código de NutriScore. El semáforo no se implantará en determinados productos, concretamente los que sólo lleven un ingrediente.

El nuevo sistema de etiquetado frontal (FOP) se implantará exclusivamente para alimentos con más de un ingrediente en su composición. Por tanto, productos como la miel, los huevos, la leche o el aceite de oliva no tendrán que aplicarlo.

Los sistemas frontales de etiquetado sirven para identificar los alimentos ultraprocesados, y el aceite de oliva no lo es.

Fuentes: La Vanguardia, El País

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart